viernes, 16 de octubre de 2009

El kistch en la cultura de masas


De algún sitio web:
"Kitsch en la cultura de masas, modernidad y posmodernidad
La cultura de masas no es típica de un sistema capitalista. Esta tiene origen en una sociedad en que el total de ciudadanos participa con igualdad de derechos en la vida pública, en el consumo, en el disfrute de las comunicaciones: nace inevitablemente en cualquier sociedad de tipo industrial.De esto podemos plantear que la industrialización de la sociedad, desde los años de la revolución industrial, autonomizo las distintas estructuras sociales como la política y las ciencias, pero dejo al arte desplazado y relegado al academicismo monárquico, con lo cual su autonomía demoro en llegar hasta finales del siglo XX con las vanguardias artísticas.
De esta manera la modernidad estética, se abre paso a través de nuevas y revolucionarias concepciones que llevan al hombre a constituir nuevos códigos de trabajo artísticos basados en la “inferior” cultura de masas. Las Vanguardias se descubrieron, renovaron y reinventaron a sí mismas identificándose con las formas de expresión sociales a partir de los materiales degradados de la producción capitalista.Con esto la tradición artística que prevalecía hasta este punto de la historia, es rechazada cada vez con más violencia y los artistas se encargan de tantear y sondear el revolucionario camino vanguardista del “aun no”.
Con la era moderna comienzan las utopías y el impulso del artista de desprenderse del pasado, con tal fundar una “nueva tradición” que dé cuenta de la conciencia moderna, la cual siempre avanza hacia un “futuro” donde esta será reconocida. Sin embargo, la modernidad también se vuelve contra sí misma, y dramatiza su profundo sentido de crisis en la decadencia, denotada por los más desvalidos y abandonados por el mercado capitalista. Con esto la noción de modernidad se ve caracterizada en su sentido más amplio por un conjunto de valores que corresponden a (1) el tiempo mesurable de la visión capitalista (como una comodidad más o menos preciosa, vendida y comprada en el mercado) (2) el ámbito de lo personal y del yo, como una identidad del tiempo, es propio de una cultura moderna.
De esta manera se puede establecer que la estructura de la vanguardia como nuevo paradigma artístico, que nace de una condición subcultural pretendió alcanzar metas utópicas y fundar nuevas reglas, pero como todo arte en la sociedad de masas, al pretender resolver y armonizar la experiencia social, lo convierte en un espacio protegido, y por ceñirse a ello acaba siendo asimilado y sobrepasado como todas las experiencias subculturales.
El establecimiento de una nueva burguesía, la migración rural hacia las ciudades y el rápido abandono de la cultura folclórica que los inmigrantes llevaron con ellos (la enorme diferencia del caso latinoamericano), produjo sin duda la presencia de una nueva experiencia estética la cual comienza a dictaminar nuevos cambios en los procesos culturales. La nueva burguesía es capaz de adquirir o en estricto rigor de “consumir”, lo que precise pues ya tiene el capital para hacerlo, y con esto rápidamente se hace cargo adquirir cultura, ya sea por un afán de estatus, de gusto o apropiación. El concepto de mercancía, es sin duda imprescindible, ya que cuando comienza a capturar el ámbito de las artes, comienza a florecer un nuevo concepto que conoceremos como Kitsch.
Por ello el arte de la vanguardia (en contraposición del kitsch) sería un intermediario entre lo alto y lo bajo de la cultura de masas, el kitsch seria el regreso de la obra de vanguardia, desde donde tuvo su origen como material sustancial
Es necesario especificar, que la estilización de la Vanguardia, dentro del campo de lo nuevo, renovado y revolucionario del arte, tendencias como el cubismo y el surrealismo, al final se vieron absorbidas por la academia y con ello utilizadas y reutilizadas a modo de recetas.
Así el kitsch, vendría a ser la contra respuesta de las vanguardias, seria de algún modo la asimilación y mercantilización de esta para las masas; aquí se genera la dicotomía clásica de contraposición, la Vanguardia y el Kitsch, como procesos que se necesitan mutuamente para cerrar el ciclo y se podría definir al kitsch como el regreso de la obra de vanguardia, donde tuvo el origen de su material sustancial, en los bajos márgenes sociales.
Sin duda el fenómeno moderno del kitsch nació para llenar un vacío, la demarcación del tiempo del ocio fijado fuera de las horas de trabajo, con su promesa de diversión y placer concentrados dentro de ese tiempo, constituyeron una fuerza que presionaba por la formación de una supuesta cultura que se adaptara a las necesidades de una nueva clientela que necesita consumir. Con ello el nuevo trabajador urbano, sometido en la fabrica o la oficina a un régimen laboral estricto, compensa esta rendición de su autonomía personal con un ocupación intensa del tiempo que le quedaba libre, transfiriendo la búsqueda de identidad individual a las experiencias simbólicas y afectivas ahora definidas como especificas del ocio. Así la eficiente racionalidad moderna logró establecer la mezcla perfecta para el “nuevo individuo moderno”, y lograr la conversión de la cultura en una mercancía reproducible, y de este modo el individuo moderno se satisface de su necesidad de cultura a través de la materialidad del objeto de consumo.
La constitución de las vanguardias provocaron a corto plazo una apropiación de los códigos, y por parte de las elites que ya se sentían desplazadas, por este arte nuevo y feroz, se adjudicación estos nuevos signos, con lo cual se establece el ciclo modernista donde lo nuevo y vanguardista es desplazado por la reproducción masiva para ser esta nuevamente desplazada, por una nueva vanguardia.
Con el advenimiento de los nuevos avances comunicacionales, la culturización de las masas trae consigo la creación de distintos motivos populares, que son extendidos por la radio, la televisión y el cine.
En lo que respecta a Europa, la concepción de lo kitsch fue utilizada por distintos pensadores para definir la situación posmoderna, en cuanto a una actitud de consumo más que una proposición o elección estética. Adorno sostiene que la industria de la cultura es parte de un plan donde el arte es controlado y planeado según las necesidades del mercado, de algún modo parte del pensamiento marxista.
Sin embargo la cultura de masas no es típica de un sistema capitalista. Esta tiene origen en una sociedad en que el total de ciudadanos participa con igualdad de derechos en la vida pública de, en el consumo, en el disfrute de las comunicaciones: nace inevitablemente en cualquier sociedad de tipo industrial. De esto podemos plantear que la industrialización de la cultura como fenómeno social, es un paso decisivo en la constitución del Kitsch, como sistema icónico y simbólico, perfilando en lo camp luego de la explosión del pop durante los sesentas.
La incipiente aparición de la cultura pop, y la producción artística de Andy Warhol, contribuyo a la utilización del desecho masivo, consecuencia de las sociedades de consumo, a través de nuevas propuestas artísticas, algo así como una nueva vanguardia, en donde se acentúa el discurso respecto de los medios de reproductibilidad y la re-utilización de las imágenes populares, tal es el caso de la imagen Marilyn Monroe, que de modo de un apropiación irónica es citada y vuelta a citar en muchas obras, aludiendo a su infinita y popular reproducción.
Esta estructuración de estos elementos deriva en la propagación del arte conceptual como corriente, la cual vendría a ser propia de una época postmoderna, en donde el kitsch, ya no asume solamente la posición del mal gusto, sino que se asocia a una situación irónica del arte a una anti-estética, convirtiendo el mal gusto en buen gusto (estética de lo camp).




Función pedagogica del kitsch:
El kitsch proporciona placer ajeno a la idea de belleza o fealdad trascendente, para llegar al buen gusto el camino mas simple es pasar por el mal gusto mediante un proceso de depuraciones(el neo enrique II es el camino fácil para reconocer el auténtico)
El kitsch moderno se construye con la tienda del precio único, una colección de objetos todos al mismo precio(todo por $2), sumémosle el comercio en cadena, todos los comercios que tienen el mismo nombre son idénticos en cuanto al surtido y artículos.
Veamos, iluminación poderosa, presentación moderna generalmente en un plano único:”el supermercado”. Éste arte por sus orígenes tiene un componente importante de lo “norteamericano” y un esfuerzo por considerar el deseo del consumidor, con esto emerge la figura del diseñador, paradigma de intermediación entre el consumidor y el creador.
El kitsch moderno es una forma de acceso a la cultura para la sociedad de masas , un sistema de pedagogía popular.
En oposición al kitsch del siglo XIX, el neokitsch no copia lo antiguo tanto como pone en circulación objetos nuevos basado en la excitación permanente de necesidades. La sociedad de la abundancia se caracteriza por hacer funcionar la maquina económica por medio de la eterna demanda del consumidor. Es una ética de lo superfluo.

2 comentarios:

  1. ALTOOOOOO BLOG...GENIA TOTAL....TODOTODO ME VIENE JOIAAAAAA como decimos los mendocinos jajaja PARA MI EXAMEN DE ARTE CONTEMPORANEO...Y VOY A DAR EL TEMA DE LO KITSCH..."YO SOY KITSCH" JE
    VIVA LA CONSUMIZACION POSMODERNA Y EL SUPERMERCADO CHINO!!!

    ResponderEliminar
  2. Buenos días a todos y muchas gracias por compartir tanto sobre cultura. Para los que estamos dando los primeros pasos, este tipo de recursos nos ayuda mucho a aprender y mejorar. Les comento que hace un tiempo hice un curso y empecé a producir mis propios diseños. Estaría bárbaro que nos recomienden también otros sitios en donde salir a vender el diseño que producimos. Gracias y saludos desde Temperley, Buenos Aires!

    ResponderEliminar